Fisioterapia

  • Estimulación eléctrica

Utiliza una corriente eléctrica para hacer que los músculos se contraigan. Los electrodos se colocan en la piel sobre las áreas problemáticas del músculo, luego se enciende una corriente eléctrica suave y obliga a los músculos a contraerse. El efecto de esto es que fatiga artificialmente el músculo en espasmo, lo que le permite relajarse, y ayuda a promover la circulación de la sangre para incorporar nutrientes y eliminar las toxinas.

  • Ultrasonido

Esta terapia se usa para tratar estructuras más profundas como ligamentos, tendones y fascia. Las ondas sonoras pueden penetrar más profundamente que un calor estándar y esto ayuda a promover la circulación, acelerar el proceso de curación y disminuir el dolor de esas estructuras. Se usa para proporcionar un calentamiento profundo a los tejidos blandos del cuerpo. Los tendones, músculos o ligamentos que se calientan en profundidad aumentan la circulación hacia esos tejidos, lo que ayuda en el proceso de curación. El aumento de la temperatura del tejido con ultrasonido también ayuda a aliviar el dolor.

  • Estimulación de calor

Utilizaremos paquetes de calor seco y los colocaremos sobre su columna vertebral y los envolveremos alrededor de su cuello para calentar los músculos y aumentar la circulación. En general, utilizamos esto en combinación con la terapia eléctrica para ayudarlo a ser más efectivo.