Quiropráctica

Este campo de la medicina se centra en los trastornos del sistema musculoesquelético y el sistema nervioso, y los efectos de estos trastornos en la salud general. El cuidado quiropráctico se usa para tratar de manera conservadora los trastornos neuromusculoesqueléticos, como dolor de espalda, dolor de cuello, dolor de cabeza, dolor en las articulaciones de: brazos, piernas y mandíbula. Practicamos un enfoque libre de drogas y cirugía para la atención médica. Los quiroprácticos ajustan la columna vertebral o en las extremidades, lo que en esencia es “poner los huesos en su lugar” y ayudar a restaurar la curvatura normal de la columna vertebral. El propósito de un ajuste es restaurar la movilidad articular y el rango de movimiento a las articulaciones de la columna vertebral, los brazos y las piernas. Esto ayuda a que las articulaciones del cuerpo se muevan y funcionen como se pretendía. También quita el estrés de los músculos, ligamentos y lo más importante del sistema nervioso. Cuando el sistema nervioso puede funcionar adecuadamente, el cuerpo puede comprender mejor sus propias lesiones y enfermedades para que pueda comenzar el proceso de curación.